Irene Herrero: “una filosofía y una forma de vida”

La Asociación Nacional de Amigos de los Animales fue creada en 1992 por una iniciativa de tres jóvenes estudiantes que querían concienciar y paliar el abandono animal. Hoy, tiene unas instalaciones muy amplias en las que ayudan todo tipo de animales incluyendo una veterinaria para curarles. Guardan a los perros y gatos en sus cheniles, algunos en la zona de cuarentena, llamada así porque es donde están los animales durante unos 13 días nada más llegar a la asociación mientras les examinan y curan. En los cheniles disponen de un patio para jugar y una zona recogida, con suelo térmico que les mantiene calientes en invierno.

descarga

Cierto es que en ANAA ponen todo su empeño para rescatar animales y cuidarles, pero a pesar de que en la asociación estén atendidos. Todos los animales se merecen una segunda oportunidad, y esta es la principal labor del voluntario prepararles y darles el amor que necesitan para atreverse con una nueva persona que les acoja.

Entrevistamos a Irene Herrero, coordinadora de voluntarios y miembro de la junta directiva, para que nos explique en profundidad en qué es ANAA.

¿Por qué se tuvo la iniciativa de crear la asociación?

Porque el abandono del animal está muy desatendido por las organizaciones públicas. Esta asociación es un modelo de protección diferente que el que ha habido en España, porque las perreras, en la Comunidad de Madrid, a los 10 días los sacrifican por ley.

¿En qué se sustenta la financiación de la asociación? ¿Reciben ayudas del Estado?

Pues de donativos, sociedades, padrinos (personas que apadrinan a animales de la asociación hasta que son adoptados), rastrillos que organizamos, fiestas, eventos, etc. Del Estado recibíamos de la comunidad de Madrid alguna subvención de la Comunidad de Madrid hasta hace seis, siete años.  Hoy en día, apenas dan nada y además se tiene que repartir entre cada vez más asociaciones. Lo que daban era para esterelizaciones y cosas específicas.

¿Cuáles son los animales que acogéis?

Solo aceptamos animales abandonados porque sino no se fomenta la idea que queremos transmitir, el no abandono y ser responsable con tu perro.

img_4204

¿Y en qué condiciones llegan los animales?

Pues… casi muertos muchos, ahorcados, atropellados, en cuyo caso no solo la culpa es de quien los ha abandonado sino también de la gente que les ve en la calle y no hace nada. Aquí acogemos a todo tipo de animales perros, gatos, conejos, cerditos. Además, es importante el hecho de que psicológicamente pueden llegar bien, o con secuelas de maltrato.

¿Todos los animales que encontráis tienen chip?

No, el 95% de los que encontramos o trae la gente que los encuentra no tienen chip. Hay un 5% que sí y avisamos llamamos “oye hemos encontrado a tu perro en estas condiciones, abandonado…” pero no sirve de mucho, porque tú les llamas y les amenazas con denunciarles porque por ley tienen 19 días para recogerlo. Pero ya muchas veces ni les llamas porque lo único que van a hacer es volver a abandonarles pero en otro lugar donde no le puedas encontrar. Además, si tienen alguna enfermedad les curamos y les sacamos adelante. Si la operación es muy cara solemos hacer eventos en Facebook o campañas para causas concretas. Siempre nos movemos y lo intentamos.

¿Cuáles son las condiciones de ANAA para adoptar?

Bueno en ANAA queremos asegurarnos de que va a estar bien el animal, ya que es un animal al que hemos rescatado e invertido nuestro esfuerzo en sacar adelante y hay algunos muy difíciles de sacar adelante. Por ello, se realiza una entrevista exhaustiva a quien quiera adoptar preguntándole las condiciones en las que viviría, si tienen experiencia con animales o no, cómo sería la casa o el espacio donde acogerían al animal, preguntas de ese estilo para conocer bien a las personas que van a cuidarlo. También, pasado un tiempo de que se lo hayan llevado, hay un equipo de seguimiento que se encarga de controlar un poco que el animal esté bien, les pedimos a las familias que nos manden fotos, etc., y si no les localizamos porque no nos envían nada ya les buscamos para asegurarnos. De todas formas, un 10% de las adopciones acaban en devolución.

Bueno, ahora vamos a pasar a preguntas más personales acerca de ti y tu experiencia. ¿Cuándo empezaste tú en ANAA y qué sueles hacer en tu día a día?

Yo empecé aquí en el año 97, cuando tenía 14 años. Mis padres no me dejaban tener perro y a mí me encantaban los animales, entonces un amigo de mi hermano me dijo que su abuela iba a montar una asociación de animales y yo me quedé sorprendidísima porque no sabía que eso existiera. Me acuerdo que le preguntaba todos los días cuando la iba a crear y al cabo de un mes ya se me ocurrió que si iba a hacer una asociación es que existían más así. Entonces pregunté en unas cuantas y todas me dijeron que no por la edad menos esta. Y vine un sábado y ya volví todos los días y llevo 20 años en ANAA.

Día a día yo soy trabajadora también desde hace unos años de coordinación de voluntarios, y además soy voluntaria y miembro de la junta directiva. Entonces yo hago de todo, básicamente coordino un poco voluntarios, trabajadores, me encargo también de viajes a Alemania, de las adopciones, voluntariado. Y bueno aquí el día a día siempre es distinto.

¿Cuál es el perfil del voluntario?

Tener tiempo libre y que les gusten los animales. Suele ser gente joven, que tiene algo de tiempo libre. Lo que sí que pedimos es un mínimo de continuidad porque aseguramos a los voluntarios con un seguro de responsabilidad civil, entonces necesitamos saber con quién contamos a nivel práctico. Les damos un curso de formación de 5 sábados, a partir de esto ya pueden venir entre semana si prefieren o unirse a algún otro grupo como de rescate, de prensa, gabinete jurídico, adopciones, o el que sea. Por eso lo único que pedimos es que vengan 3 días al mes, no tiene que ser días enteros sino turnos, pero 3 veces al mes es lo mínimo. Luego hay voluntarios que en vez de 3 días pues viene 2 y luego está en casa con el tema de seguimiento, prensa o redes sociales. Entonces pues nos organizamos un poco así.

Y, ¿cuál ha sido la mejor y la peor experiencia que has tenido aquí?

Pues la mejor, no sé, es que hay muchas. Cada vez que te llegan fotos de animales adoptados, o te vienen a ver, pues casos que has tenido a lo mejor en acogida y que te ha costado mucho sacarlos adelante. Me acuerdo de una perra que llevábamos mucho tiempo detrás de ella porque no se dejaba coger, tenía un prolapso de vulva, entonces se quedó embarazada y cuando se puso de parto fue cuando la pudimos coger. Estaba ya medio muerta. Al final me la llevé a casa y a los 11 cachorros, estuve cuidándola porque estaba muy mal y alimentando a los cachorros, yo de día y ella de noche. Después del miedo que tenía se hizo muy sociable. Pasó mucho tiempo en mi casa, claro yo ya me la quería quedar, no estábamos todos de acuerdo en casa con que nos la quedáramos. Y bueno pues al final la adoptó una familia, me acuerdo que fue justo el día de antes de Navidad, un disgusto. Claro la familia además, era una familia encantadora que tenían niños, yo tengo hijos también entonces con mis hijos la perra se llevaba súper bien. Y vinieron diciendo “queremos un perro fácil y que se lleve bien con niños” y este era perfecto. Yo un disgusto, mira que yo tengo muchos animales en casa siempre y se van y no pasa nada, pero esa como que era muy especial. Y yo una llorera, y la señora diciendo: “bueno pues sino no nos la llevamos”, y yo “no no, si alguien se la tiene que llevar y vosotros sois ideales”. Se fue en Navidad y en junio que tuvimos una fiesta vinieron a vernos y, aunque la mayoría de animales no te reconocen y eso es bueno porque significan que están bien, esta perra me reconoció, se volvió como loca de contenta y yo también claro y la dueña también. La perra ahora está súper bien, cuida a los hijos y están encantados con ella, se la llevan a todas partes.

Y luego mal pues algún desalojo del síndrome de Noé que una vez tuvimos que sacar 300 animales de un criadero ilegal y que no acabas nunca de sacar animales y cada uno está en peor condición. Da mucha impotencia estar tú luchando por hacer las cosas bien y que una sola persona pueda acumular tantos.

¿Cómo podrías animar a alguien a ser voluntario?, ¿qué es lo que necesita saber?

img_4161

Saber realmente no necesitas saber nada, aquí tenemos desde abogados hasta estudiantes, de todo. Cualquiera que tenga una sensibilidad hacia los animales y que esté dispuesto a hacer lo que sea, porque eso sí que es importante porque hay mucha gente que te viene porque solo quiere hacer una tarea y realmente aquí todos tenemos que ser voluntarios de todo. Se necesita realmente una motivación de querer ayudar a los animales y de saber que lo que hagas en una asociación grande a lo mejor no repercute directamente a los animales, pero el trabajo de mucha gente unida es mucho mayor que el de mucha gente por separado.

¿Podrías resumir en una frase qué es para ti el voluntariado en ANAA?

Pues para mí es una filosofía y una forma de vida.

YA SABES TODO LO NECESARIO ¡NO ESPERES MÁS Y PREGUNTA POR EL VOLUNTARIADO! > voluntarios@anaaweb.org

Anuncios

Un comentario

  1. En realidad es muy sencillo hacer cosas por los animales, pienso que ni si quiera te quita tanto tiempo ni dinero. Ojalá algún día todas las personas estemos más sensibilizadas y pongamos nuestro granito de arena, desde no asesinando animales como hacen muchos cazadores hasta no comprando y optando por la adopción.

    Interesante entrevista.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s